Grupos terapeúticos

La familia es el primer contexto socializador por excelencia, el primer entorno natural en donde los miembros que la forman, evolucionan y se desarrollan a nivel afectivo, físico, intelectual y social. Por lo tanto, la familia es la base fundamental para el desarrollo y la integración de las personas con discapacidad.

La integración en la sociedad, sólo puede tener lugar si anteriormente se ha producido en su entorno más cercano, el familiar.

La promoción de la autonomía de la persona con discapacidad en todos los ámbitos, dependerá de esta integración en la sociedad y el papel de la familia en la consecución de este objetivo es innegable. Es la familia la que proporciona cuidados desde el primer momento a la persona con discapacidad. Por este motivo es crucial ofrecer un espacio de apoyo para estas familias donde puedan compartir sus experiencias, frustraciones, alegrías, recursos  con otras familias

Este sitio web al igual que la mayoría utiliza cookies propias y de terceros, para poder ofrecer nuestros servicios y para llevar un análisis estadísticos de las visitas.