Cirugía estética y repercusión psicológica.

La cirugía estética está cobran cada vez más fama entre las personas de la media. Cada año son más las personas que deciden pasar por un quirófano para cambiar su aspecto físico. Algunas veces por problemas orgánicos, pero otras simplemente para sentirse bien con ellos mismos.

En lo que respecta a psicología debemos plantearnos varias preguntas. ¿Que razones impulsan a una persona a cambiar su aspecto físico y a someterse a una intervención quirúrgica sin tener una patología física? ¿ Que repercusiones psicológicas tendrá el cambio de aspecto en otros ámbitos de su vida? ¿ Existe un patrón psicológico que diferencie a estas personas del resto de la población?

Para responder a estas y otras preguntas, podemos acudir a la publicación de un reciente estudio a nivel europeo, en el que se ha indagado en los efectos psicológicos de la cirugía estética en 550 pacientes. Como resultado subjetivo del estudio, tenemos la respuesta de la mayor parte de los pacientes que dice “encontrarse mejor, disfrutar más de la mida y una mayor satisfacción consigo mismo.

En el estudio, los investigadores trataron de averiguar si los pacientes que se someten a cirugía plástica son de forma genérica, diferentes a los demás.

Para ello se compararon los 544 pacientes operados con dos grupos de control. En un primer grupo formado por 264 personas, los integrantes eran personas que habían decidido someterse a una intervención y que finalmente no lo hicieron. El segundo grupo de control, era más numeroso, 1000 personas de la población en general que nunca se ha planteado la cirugía estética .

El estudio concluyó que no había patrones psicológicos específicos para las personas que se sometían a este tipo de intervenciones, puntuando de forma similar en cuanto a salud psicológica, satisfacción con la vida y propensión a la depresión.

Por otro lado, se midió las metas que los pacientes pretendían alcanzar con la cirugía. Se utilizó un instrumento de valoración psicológica llamado “Escala de alcance de metas”. Se ofrecieron una serie de respuestas estándar y otras abiertas. Se incluyeron varias metas nada realistas como “se terminarán todos mis problemas” “seré alguien nuevo” . Por lo general solo el 12% de los pacientes propusieron metas poco realistas mientras la mayoría se plantearon metas dentro de la realidad, como “tener mayor confianza en mi mismo” “eliminar imperfecciones...”

Los psicólogos evaluaron a los pacientes antes de la cirugía y tres, seis y doce meses después. En su mayoría, los participantes afirmaron haber logrado su objetivo , y estar satisfechos con los resultados.

En comparación con aquellos que decidieron no optar por la cirugía si se comprobó una mayor autoestima y se mostraban menos ansiosos. Por lo que podemos concluir que la cirugía estética cuando se alcanzan los objetivos realistas propuestos, resulta beneficiosa para la salud psíquica de la persona.

Autor: Miguel Rodríguez (Webmaster)

 

La terapia

Antes de entrar de lleno a definir la palabra psicoterapia se hace necesario el proceder a establecer el origen etimológico de la misma. Este se halla en el griego y más concretamente en la unión de dos términos: por un lado, está psico (psyche) que podría traducirse como “alma” y por otro lado está terapia (terapia) que vendría a significar “tratamiento”.


Las personas acuden a terapia para cambiar algo de sus vidas que le está provocando cierto nivel de sufrimiento. En la consulta se valorara cada caso particularmente, con el objeto de elaborar una intervención adaptada a la persona, pareja o familia para lograr un cambio en sus situaciones.

La Terapia se convierte en un espacio de escucha, comprensión, reflexión y acompañamiento, que tiene el objeto encontrar los motivos de su sufrimiento y tratar de encontrar respuestas alternativas que puedan mitigar y disminuir ese sufrimiento.
Una de la formas de ayudar a la persona es la de proporcionar múltiples visiones de una misma realidad, que pueden enriquecer y ayudarlos a salir de su particular visión dolorosa de la realidad.

“No hay por qué avergonzarse de las lágrimas,
 pues ellas testifican que el hombre es verdaderamente valiente,
pues tiene el valor de sufrir”
Victor Frankl

Información

 

Desde Raíces también se ofrece la posibilidad de crear un espacio para grupos y talleres dirigidos a padres, discapacidad, adopción,  parejas, duelos, etc.   El grupo se constituye como una valiosa herramienta terapéutica, posibilitando la creación de un espacio conjunto de reflexión, apoyo y experiencias compartidas.


Los grupos terapéuticos están dirigidos a particulares, asociaciones o instituciones que estén interesadas en una temática en concreto.


Los grupos creados hasta la fecha son los siguientes:

Formación

 

Mi experiencia acreditada como docente en seminarios y talleres, me permite ofrecer mis servicios a la administración pública y a las asociaciones o instituciones interesadas en contar con mi labor docente. Si quieres saber más sobre mi experiencia docente, pincha aquí.